Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2000/01/31 00:00

La propiedad intelectual y las drogas

La propiedad intelectual y las drogas

Hemos leído el artículo de la edición #919 ‘Salud, dinero y patentes’, en el que con información parcializada se presenta una realidad equivocada sobre el tema de los medicamentos y el respeto a la propiedad intelectual. Allí se afirma que el fortalecimiento de un régimen de patentes “...podría poner en serios aprietos el acceso de muchos colombianos a varios medicamentos de primera necesidad” y que “...podría aumentar los precios de los medicamentos en un 67 por ciento”. Las anteriores afirmaciones son falsas. La realidad es otra. Más allá del enfoque teórico que se quiera dar, el valor de los medicamentos en los países en desarrollo protegidos con patentes es significativamente inferior al de aquellos en los que no se respeta la propiedad intelectual. En Colombia y Venezuela, países en los que se otorgan patentes a medicamentos, el precio promedio es de 3,35 dólares, mientras que en los que no conceden como Argentina, sube a 8,91 dólares, es decir casi un 200 por ciento más. Oponerse a un fortalecimiento de la protección de la propiedad intelectual, cuando Colombia puede atraer la inversión extranjera, generar empleos y acceder a medicamentos innovadores de alta calidad, abre las puertas a personas que buscan beneficiarse de la investigación y el capital intelectual generado por las compañías que desarrollan medicamentos, logrando con ello desestimular la investigación en este campo.



N. de la R. Las cifras que aparecen en el artículo fueron consultadas en varios estudios realizados durante el año, con motivo de la creación de la misión Adpic. El incremento de precios es resultado de modelos econométricos realizados por Fedesarrollo. Y un estudio del doctor Carlos María Correa, de la Universidad de Buenos Aires, demuestra que la patentización no genera mayor inversión extranjera directa y además muestra casos particulares en Latinoamérica de crecimientos de precios de hasta el 200 por ciento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.