Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2007 12:00:00 AM

La prueba ácida

La entrevista con el doctor Eduardo Cifuentes (SEMANA #1309) nos dejó una buena enseñanza sobre el derecho relacionado con el acuerdo humanitario. Pero una cuidadosa lectura nos muestra que él estableció la premisa del “acuerdo humanitario” para desarrollar su argumento en el campo jurídico; pero el presidente Uribe no ha hablado de acuerdo, sino de gesto humanitario con la esperanza de alcanzar una reciprocidad de intercambio. De esa manera el debate deja el ámbito político-jurídico y pasa al de la realidad ética que define al interlocutor y que no ha entrado dentro de la lógica con la que se ha venido construyendo una realidad socio-político-cultural alrededor del conflicto colombiano, como una correlación de fuerzas de opinión que busca controlar las decisiones del Estado en los niveles nacional e internacional. Las acciones de terrorismo son denunciadas por los medios y ahí se quedan; ahora el escenario ha cambiado: un jefe de Estado, Sarkozy, está poniendo a prueba la ingenuidad o sagacidad de la política francesa en relación con las Farc. El gesto humanitario, dentro de un conflicto, es un acto ético libre que si bien no es exigible para propósitos prácticos inmediatos, define de manera incontrovertible y definitiva frente a la comunidad internacional las expectativas que se deben tener con respecto a un interlocutor que se había pensado válido políticamente, pues la credibilidad es la base de toda negociación. Eso es lo que está en juego. Esa es la prueba ácida. 

Pedro Aja Castaño
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.