Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/8/2000 12:00:00 AM

La verdadera reforma

Comparto con ustedes la parte del análisis sobre el artículo ‘Pastrana contraataca’ de la edición #935 cuando afirman que “la verdadera reforma del Congreso será la que se discuta cuando se firme un acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla”. En este momento, todos los colombianos, sin excepción, deberíamos concentrar esfuerzos en proyectar y perfeccionar las fórmulas que permitan un acuerdo de paz que a la vez sirva para reformar la estructura del poder político para que otras fuerzas sociales y económicas puedan acceder al poder local y nacional sin el concurso de las armas pero con la vigencia y observancia de una democracia plena y real. Ello incluye reformar todos los órganos del poder público y la democratización de los medios de comunicación que pocos mencionan en el momento del debate. De lo contrario no lograremos más que confirmar lo que sostiene Valencia Villa —Cartas de Batalla, páginas 43 y 44— cuando analiza la “hiperproducción” normativa en Colombia y señala que “cabe afirmar que el reformismo constitucional es un dispositivo ideológico enderezado a prevenir el cambio social y a producir el consenso político... el reformismo constitucional opera como una eficaz estrategia de autolegitimación a través de la cual los sectores dominantes han intentado crear un consenso y han logrado prevenir un cambio. ‘‘Son, pues, quince constituciones nacionales en setenta y cinco años y setenta y siete reformas constitucionales en 100 años” que muy poco han servido para superar las costumbres políticas.

Carlos A. Romero J.

Ex presidente de la Unión Patriótica
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.