Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/23/1999 12:00:00 AM

LAS BARRERAS LEGALES

En el artículo sobre dolor publicado en la edición #894 faltó incluir un aspecto fundamental para
su alivio: las barreras en el sistema legal que afectan la importación, manufacturación y prescripción de los
analgésicos potentes como la morfina.Los opioides son medicamentos controlados, y su utilización está
cobijada por la Convención Unica de Viena. La Convención establece reglas para el uso médico de los
sicotrópicos y narcóticos en los países miembros, y creó un organismo de vigilancia, la Junta Internacional
de Fiscalización de Estupefacientes, Jife. Por desgracia varios países miembros, entre ellos Colombia, en su
afán por controlar el uso ilícito de los narcóticos, adoptaron leyes y reglamentos que limitan el acceso del
paciente a los analgésicos, dejando en las manos de legisladores decisiones médicas como dosificaciones
y días de terapia permitidos y no en manos de los médicos, como debe ser. La Jife en su informe anual hace
un llamado a los países miembros para que garanticen la consecución de los analgésicos mientras se vigila su
desviación. Las barreras en la legislación y las regulaciones han sido identificadas por las Naciones Unidas
como factores de riesgo en el crecimiento de los mercados ilícitos. Cuando un paciente con dolor no
puede conseguir el analgésico que necesita por las vías legales, es muy probable que recurra al mercado
ilícito para aliviar su dolor. Liliana De Lima, MS, University of TexasHouston, Texas (Estados Unidos)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.