Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/23/1996 12:00:00 AM

LAS PROFECIAS DE FRECHETTE

Todo el mundo se está preguntando cuál sería la intención del embajador Myles Frechette al contar que unos conspiradores le pidieron respaldo hace un año para dar un golpe de Estado. La única respuesta que encuentro es que no tendría ningún sentido que un hombre inteligente como el embajador Frechette se metiera en el tema del golpe si no tuviera indicios claros de que el peligro sigue latente. La reacción periodística natural frente a este tema es la de buscar a los personajes que han sido mencionados de una u otra forma en el tema del golpe, para establecer cuál fue la posibilidad real que hubo hace un año para que esa intención se convirtiera en realidad. El siguiente paso es el de seguirle la pista a esas personas para ver si aún tienen la misma intención golpista o si se trata de una fallida conspiración del pasado. O, también, para llegar a la conclusión de que se trató apenas de un rumor de coctel bogotano. Pero para que haya un movimiento tan contundente como un manotazo premeditado de golpistas, no es indispensable que sea cierto lo del movimiento coordinado de conspiradores. Basta hacer un balance del choque de poderes que se registra hoy en el país para llegar a la conclusión de que lo difícil es que no pase algo de ese estilo, aun sin que exista hoy una conspiración en curso.
Primer choque. El embajador de Estados Unidos suelta un ultimátum de su gobierno: el Congreso debe aprobar las leyes que aumentan las penas y le quitan los bienes a los narcos, y el gobierno debe erradicar los cultivos de coca, pues de lo contrario vendrán sanciones fuertísimas contra Colombia. El Congreso muestra timidez para aprobar esas medidas y anuncia mayor interés en reformar la Fiscalía para meter en cintura al fiscal Alfonso Valdivieso.
Segundo choque. Pelea a muerte entre las dos figuras fiscalizadoras más importantes del país, la Procuraduría y la Fiscalía. En sus breves vacaciones fuera de la cárcel, el Procurador acusa en materia grave al Fiscal, y un grupo de senadores toma el discurso de Orlando Vásquez Velásquez y lo convierte en acusación formal en la Comisión de Acusaciones. El asunto podría terminar con el Fiscal en la cárcel, si el ánimo de retaliación logra mayorías parlamentarias.
Tercer choque. La comisión sexta del Senado anuncia su enfrentamiento con los medios de comunicación (así, en general) y acusa a los periodistas de ser los responsables del deterioro de la imagen del Congreso, a base de calumnias, noticias infundadas y falsos rumores y, en algunos casos, de sostener una relación promiscua con la Fiscalía con el ánimo de golpear a los dirigentes políticos. Como consecuencia de lo anterior, se abre campo a paso lento pero sin pausa la propuesta de una legislación draconiana contra los medios de comunicación, y en forma muy especial contra los noticieros de televisión.
Cuarto choque. La guerrilla logra movilizar en pie de pelea a más de 100.000 campesinos en sus zonas de influencia, para exigirle al gobierno la suspensión de la fumigación de los cultivos de coca. Este conflicto se agrava por la dificultad de negociación en un tema como el de la fumigación, en el que el gobierno ha dicho que no puede ceder. Este último es, a mi juicio, el más grave de todos. La guerrilla está demostrando ser el grupo político con mayor capacidad de movilización real en Colombia, y nada indica que los brotes de estos días sean la única intentona que veamos en esa materia. Cada uno de estos choques de poderes tiene, de por sí, la fuerza suficiente como para producir un efecto desestabilizador de grandes proporciones. No quiero imaginar lo que pasaría en el país si todos ellos se producen con la contundencia que los síntomas actuales permiten adivinar. ¿Cuál sería el resultado final,Z de continuar como va esta pelotera múltiple? Difícil contestar. Pero puede no estar lejos el momento en que el embajador Frechette tenga que decir, como lo dijo al recordar la conferencia en que anunció la descertificación de Colombia: "Yo les advertí".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.