Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/5/1998 12:00:00 AM

LATAS DE SARDINA

Acabo de leer en Internet el artículo titulado 'Lobo del Aire' publicado esta semana, y lo primero que viene a mi mente es la espantosa similitud existente con las experiencias que viví cuando fungía como oficial de Sanidad del Batinf No. 32 Vélez en Carepa, Urabá, en los años de 1991 y 1992; la gente tiende a pensar que los helicópteros son fortalezas volantes; nada más lejos de la realidad; aunque no tuve la oportunidad de volar en los helicópteros rusos, sí me desplacé, y mucho, en los renombrados Iraquois y en Black Hawk; déjenme decirles esto: los Iraquois eran verdaderas latas de sardinas con rotor, a las que los disparos de fusil atraviesan por completo con la mayor facilidad. ¿Hasta cuándo nuestro gobierno va a seguir comprando máquinas ineficientes, que sólo ponen en riesgo la vida de los valientes soldados que las tripulan y utilizan? No se necesitan dos dedos de frente para caer en cuenta que una de las más urgentes necesidades de cualquier ejército del mundo es la necesidad de un transporte rápido, seguro y eficaz, adecuadamente respaldado por el fuego de un helicóptero artillado, tan escaso en nuestro país. Sólo los que lo hemos vivido sabemos que los valientes, esforzados y arriesgados pilotos de los maltrechos helicópteros de las Fuerzas Armadas de Colombia son verdaderos héroes; yo mismo les debo mi vida en al menos dos ocasiones. Si con tan precario equipo de apoyo hacen estas maravillas, ¿qué no harían con el equipo adecuado? Germán A. La Rotta H., Tte (r) Ejército Nacional Bogotá (Vía Internet)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.