Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2004/12/05 00:00

Llegó la nueva inquisición

Llegó la nueva inquisición

Todos pensábamos que la inquisición fue un fenómeno histórico, lejano en el tiempo, que nunca volvería. Pero no es así. Últimamente están apareciendo nuevos inquisidores, que se valen de las páginas de periódicos y revistas para condenar implacablemente a los demás.

Un claro ejemplo es el artículo aparecido el 15 de noviembre en la revista SEMANA, en el que el autor, Héctor Abad Faciolince, se erige en inquisidor y, desde su tribunal periodístico, acusa de inmorales a cuantas 'brujas' cree ver en quienes no piensan como él. Quienes aman la vida de los niños no nacidos, protegiéndolos frente al crimen del aborto, para que no los lleven a la 'hoguera' (léase quirófano ilegal), son inmorales.

Quienes tratan de preservar a la humanidad frente al sida devastador y otras enfermedades de transmisión sexual, sugiriendo una sana y ordenada sexualidad, son inmorales. Son también inmorales los padres y educadores que forman a las jóvenes para que no se acuesten con el machista de turno, que piensa tener derecho, por ser macho, a llevarse a la cama a cuanta mujer le parece atractiva.

Y son igualmente inmorales quienes tratan de ayudar a los homosexuales para que recobren la normalidad de hacer coincidir su género con su sexo, en lugar de engañarlos dándoles un 'estatuto de normalidad', para que sufran el resto de su vida su extraña condición, que no los hará felices, y a propósito quienes están al tanto de las últimas investigaciones de la genética y de la siquiatría saben que la homosexualidad no es por herencia ni porque 'Dios los creó' así; sino que tiene un origen cultural: educación equivocada, experiencias anormales, etc. En fin, Dios nos libre de los nuevos inquisidores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.