Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/5/1998 12:00:00 AM

LOS HUESOS DE LA TRISTE FIGURA

Leí en su edición del 17 de agosto, que durante la visita a Popayán del príncipe Felipe de Borbón, quedó "fascinado" cuando un ex alcalde de la ciudad le contó que, según la leyenda, Don Quijote está enterrado en la iglesia de la Ermita. Afirma también la revista que fue tal el entusiasmo del príncipe con la historia que "llamó al secretario de Cooperación Española para que enviara una orden en la que diera fe" de lo que había escuchado. Pues bien: ojalá el Secretario no vaya a dar fe de semejante cosa, porque estaría afirmando que la pretendida tumba se encuentra en el lugar equivocado. Me explico. De acuerdo con la leyenda, recogida en un artículo de Alberto Lleras, publicado en 1926, los huesos del Caballero de la Triste Figura llegaron a América a bordo de unas carabelas para ser trasladados después a una "ciudad de hidalgos" por cuyas "calles españolas hubo una procesión de hombres de golas engomadas,(...) de palabras sutiles y de gestos que parecían inmortalizarse". No hay duda: Popayán. Y concluye Lleras, dirigiéndose al Quijote: "Y en la plaza mayor, bajo un árbol que arañaba el cielo impasible, quedaron tus huesos, colocados allí por las manos recias de los fantasmas". Así, pues, la supuesta tumba no se halla en la Ermita, sino en el Parque de Caldas de Popayán, que distan tanto como el Colegio del Rosario de Bogotá y las casas orientales de San Victorino. No vaya a ser que, como ha ocurrido tantas veces en Colombia, la placa quede donde no debía. Juan Carlos Iragorri Madrid (España)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.