Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/24/1997 12:00:00 AM

MEDINA MIENTE

En relación con la columna de María Isabel Rueda publicada en su edición 806, en la que reseña varias versiones inverosímiles del libro de Santiago Medina, entre las cuales incluye una supuesta declaración mía vinculando al ex fiscal Valdivieso con la DEA, me parece importante despejar cualquier duda en el sentido de que nunca mencioné tamaño absurdo, ni siquiera como una estrategia "...para que Medina tuviera confianza en que el Fiscal podría arreglarle protección..." como especula María Isabel en su columna. Por el contrario, siempre le insistí al señor Medina que su deber era someterse a la justicia colombiana, y solo a ella. En cuanto mi contribución al proceso 8.000, ésta se limitó a cumplir con el deber legal que impone a todo ciudadano la obligación de denunciar ante la justicia la posible comisión de un delito. Los hechos conocidos por la opinión demuestran que se trataba en efecto de graves delitos, que en su momento el fiscal Valdivieso se atrevió a investigar y sancionar. Haber omitido dicha denuncia equivaldría al encubrimiento o complicidad con esos hechos. Mi respeto y mi compromiso con el legado de Luis Carlos Galán me imponían un deber moral más allá de las mismas normas legales. Ojalá en Colombia todos fuéramos capaces de desterrar para siempre el "tapen, tapen" que abriga tanta corrupción y tanta injusticia. El arresto y posterior condena del señor Medina explican la perversa alusión antes referida y que no refleja más que un vano intento por enlodar al ex fiscal y perjudicar al suscrito. Andrés Talero Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.