Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2002/07/29 00:00

Mi querido soldado, mi querido policía:

Mis hijos, yo y todos los colombianos, podemos dormir tranquilos, jugar, sonreír, estudiar, trabajar y amar porque usted nos sirve de escudo contra las balas que nuestros hermanos disparan

Mi querido soldado, mi querido policía:

Mis hijos, yo y todos los colombianos, podemos dormir tranquilos, jugar, sonreír, estudiar, trabajar y amar porque usted nos sirve de escudo contra las balas que nuestros hermanos disparan en los campos y ciudades, con el único fin de ver morir a sus compatriotas. Usted, soldado, policía, es un héroe, un santo, porque Jesucristo ya lo dijo: "No hay mayor amor que el de aquel que da la vida por sus amigos". Y justamente eso es lo que usted hace todos los días, sólo por amor. Que Dios lo bendiga y lo proteja en el campo de batalla; le dé valor y coraje para seguir enfrentando su juventud y su generosidad a la estupidez y barbarie de los bandoleros que destruyen nuestra amada patria. Nina Rodríguez Bucaramanga

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.