Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/29/2002 12:00:00 AM

Mi querido soldado, mi querido policía:

Mis hijos, yo y todos los colombianos, podemos dormir tranquilos, jugar, sonreír, estudiar, trabajar y amar porque usted nos sirve de escudo contra las balas que nuestros hermanos disparan

Mis hijos, yo y todos los colombianos, podemos dormir tranquilos, jugar, sonreír, estudiar, trabajar y amar porque usted nos sirve de escudo contra las balas que nuestros hermanos disparan en los campos y ciudades, con el único fin de ver morir a sus compatriotas. Usted, soldado, policía, es un héroe, un santo, porque Jesucristo ya lo dijo: "No hay mayor amor que el de aquel que da la vida por sus amigos". Y justamente eso es lo que usted hace todos los días, sólo por amor. Que Dios lo bendiga y lo proteja en el campo de batalla; le dé valor y coraje para seguir enfrentando su juventud y su generosidad a la estupidez y barbarie de los bandoleros que destruyen nuestra amada patria. Nina Rodríguez Bucaramanga
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.