Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/10/11 00:00

Nada de simples

Nada de simples

Gran asombro, y malestar, me causó la edición #1377, al final del artículo ‘El exterminio de los Padilla’, con la frase “disputa entre vecinos que en un mundo al derecho habría solucionado un simple inspector de Policía” Tal frase trata con desprecio una profesión digna, y a mí parecer importante, tanto que somos encargados de aplicar los Códigos nacionales y departamentales de policía, laborar en convivencia pacífica, dirimir conflictos, etcétera. Sin duda somos fundamentales para la justicia del país y no merecemos un trato revestido de menosprecio. Sin embargo, sé que es algo normal en una Nación condicionada por la cultura de la violencia, en la que un periodista se considera con el derecho de agredir y menospreciar la labor de centenares de personas que ejercen una profesión digna, en muchos casos a riesgo de sus vidas, y que en muchas partes son la única representación del Estado.
¿Qué sentiría el periodista si en alguna parte escuchara la frase “el simple periodista”?
Reinaldo Saavedra Salazar, inspector
Ginebra, Valle

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.