Sábado, 25 de febrero de 2017

| 1996/09/09 00:00

NI CON LUPA

NI CON LUPA

Quién lo creyera, Daniel el muy travieso, honesto y otrora inquisidor periodista, para quien la más leve falta de un funcionario público lo hacìa indigno de continuar en el cargo, hoy también es de los que creen que hubo un número grande de personas que aceptaron hasta ir a la cárcel con tal de que Colombia no perdiera la oportunidad histórica de tener rigiendo sus destinos a Ernesto Samper, eso sí, con una condición: por encima de todo, el inefable Ernesto, su amigo del alma, no debía enterarse.Daniel lo estaba haciendo muy bien permaneciendo al margen del triste episodio que su hermano le está haciendo vivir al país, pero la "sangre tira" y aleja de la realidad. ¡Es una lástima! Daniel, el diamantino periodista, se convirtió en otro de los que no ven un elefante en tamaño natural ni con la ayuda de una lupa.Ricardo RojasCali

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.