Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2002/04/08 00:00

No todos son pesimistas

Sobre el artículo de la generación desencantada (SEMANA #1.039).

No todos son pesimistas

Sobre el artículo de la generación desencantada (SEMANA #1.039). La vida para la mayoría de los jóvenes en Colombia no es nada fácil, y me parece bien que se saque un artículo acerca de lo que piensan y sienten los jóvenes. Sin embargo, el artículo deja un negativismo que duele, porque los únicos entrevistados que han hecho algo por su comunidad o su país, son los que la han tenido más duro. Los otros se quejan de que sus sueños ya no son lo mismo, se quieren ir del país y creen que Colombia no tiene nada que ofrecerles. Qué tristeza. La mayoría sabemos que la situación por donde se le mire no es nada fácil, pero tampoco debemos quedarnos sentados y cruzados de brazos esperando a que las cosas mejoren por arte de magia, o simplemente dejando pasar el tiempo. Teniendo esto en cuenta sería mejor hacer un reportaje sobre los jóvenes que sí están haciendo algo por ellos mismos, por el país, y por el futuro.

La gran mayoría de los jóvenes están “estancados” o creen estarlo, pero hay una minoría, que sin importar las condiciones, están logrando convertir esta crisis en algo positivo. Están saliendo adelante y arrastrando cosas buenas. Hay gente joven que no se vara, que no se queda en lo negativo y están pensando las cosas de manera diferente. Hay jóvenes en trabajos comunitarios, que están creando pequeños negocios. Hay jóvenes que están trabajando con personas discapacitadas, con niños, con desplazados, y que así sea trabajo voluntario están haciendo mucho por esta sociedad. Hay estudiantes que están estudiando carreras simultáneas, consiguiendo becas, y trabajando al mismo tiempo, para llegar a donde quieren sin darse por vencidos tan fácilmente. Hay otros que están de policías o de soldados, y haciendo un trabajo que muchos miran con desprecio o tristeza pero es de un valor inmenso.

Un artículo que resalte la buena actitud y el empuje de la gente joven del país, que está construyendo futuro en medio de la crisis, sería mucho más valioso. Los jóvenes necesitamos que crean en nosotros, que nos den un empujón y que nos demuestren con buenos ejemplos que se puede pensar positivo. Porque la cosa también es de actitud. Nadie ha dicho que construir un país es fácil, pero si no lo hacemos nosotros, no va a haber quien, y el legado de esta crisis les va a quedar a las próximas generaciones, porque la nuestra no fue capaz de actuar y pensar que en Colombia, a pesar de todo, sí se puede.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.