Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2003/06/29 00:00

Opina una ex presidenta

En primer lugar, deseo aclarar que mi nombre correcto es Clara Elsa Villalba y no como aparece en 'La muerte de Telecom' de la edición #1.102.

Opina una ex presidenta

En primer lugar, deseo aclarar que mi nombre correcto es Clara Elsa Villalba y no como aparece en 'La muerte de Telecom' de la edición #1.102. De otra parte, quisiera informar que mi actuación en los convenios de asociación o joint venture cuando ejercí como presidenta, 1992-1994, se limitó a la conclusión de los procesos de la administración anterior y seis meses de ejecución de los cuatro primeros. Con estos se respondía a una demanda insatisfecha de 435.000 líneas en 350 municipios.

Es cierto que antes de tales contratos "la situación de Telecom era crítica" como el propio artículo lo afirma. La administración era consciente que la apertura de los servicios a la competencia, unida al cambio tecnológico hacían urgente cambiar las reglas del juego características de un monopolio estatal. La administración reforzó sus debilidades, creó el fondo de pensiones, presentó a los trabajadores propuestas de transformación de la empresa, entre ellas, la de constituir una sociedad con participación de los trabajadores, pero el sindicato sustentado en el poder que le daba el monopolio casi absoluto ejercía prácticas de chantaje que llevaron a la expedición de los decretos de apertura, primero del servicio internacional y posteriormente del nacional.

Hoy por fortuna para los consumidores existe una competencia favorable aunque restringida, hecho que muy seguramente fue tomado en cuenta en la decisión de liquidar la empresa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.