Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/04/14 00:00

PEÑALOSA Y LOS NIÑOS

PEÑALOSA Y LOS NIÑOS

El artículo ‘Buena nota’ (SEMANA #1301) elogia con justicia la política educativa del alcalde Garzón, pero subvalora gestiones anteriores. Por esto es justo recordar que la inversión del alcalde Enrique Peñalosa en el tema comenzó una revolución que hoy permite mostrar un millón de cupos.

Peñalosa invirtió siete veces más en educación que en TransMilenio, que es profundamente social. Cuando Garzón cumplió sus tres primeros años, había terminado seis colegios nuevos y reconstruido 14 más. En tres años Peñalosa construyó 23 colegios nuevos en los sectores más pobres con estándares de calidad nunca antes aplicados, y reconstruyó 19, además dejó adquiridos 11 lotes para colegios. Los cinco construidos durante la segunda administración Mockus, y tres de los seis construidos en los primeros tres años de Garzón, se hicieron en lotes que Peñalosa había adquirido para ello.

En tres años Peñalosa logró 205.000 cupos nuevos, Mockus aumentó 105.000 y Garzón en sus primeros tres años llegó a 133.500, muchos metiendo más niños en los salones, o creando dobles jornadas en colegios que Peñalosa había construido para una sola, como es lo correcto. Garzón no ha seguido con los colegios en concesión creados por Peñalosa, por el cual algunas de las mejores instituciones privadas administran colegios públicos.

La administración Peñalosa instaló 14.000 computadores con Internet en colegios distritales. Y construyó las tres megabibliotecas del Tintal, El Tunal y la Virgilio Barco y las 11 locales, a las que van más de 400.000 personas al mes, en su mayoría niños.

Un excelente programa de Garzón es la entrega de almuerzos calientes en los colegios distritales; sin embargo no fue el primero. Peñalosa pasó de distribuir 8.000 refrigerios balanceados diarios a 140.000.

Peñalosa invirtió masivamente en los menores de 5 años. Reconstruyó 198 jardines infantiles y casas vecinales. Y concibió los formidables Jardines Sociales, para lo que promovió una ley para que las cajas de compensación los administren. Cada uno puede atender a diario entre 300 y 400 niños, más cientos más provenientes de los hogares de bienestar cercanos. Peñalosa compró 23 lotes para esos jardines, construyó dos, dejó en construcción 17 y con lotes y diseños los cuatro restantes. De esos 17 Mockus terminó 14. Y de los cinco Jardines levantados por Garzón en tres años, cuatro se hicieron en lotes comprados y diseños hechos en la administración Peñalosa.

El Centro Único de Recepción de Niños (Curn) es el sitio más triste de la ciudad. Allí son protegidos los niños menores de 10 años victimas de abuso, maltrato y abandono. Peñalosa tumbó el existente, muy deteriorado, y construyó uno bellísimo, calificado como el mejor instituto de protección en América Latina, para al menos enfrentar con responsabilidad esta tragedia social.

Gilma Jiménez, Lariza Pizano y Jairo Rodríguez, concejales
Bogotá


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.