Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/29/2002 12:00:00 AM

Pensar seriamente

En la edición #1.040 encontré dos artículos que me llevaron a pensar muy seriamente en los verdaderos motivos de dos asuntos que hoy desvelan a los colombianos.

En la edición #1.040 encontré dos artículos que me llevaron a pensar muy seriamente en los verdaderos motivos de dos asuntos que hoy desvelan a los colombianos. En el artículo de María Isabel Rueda titulado ‘El costo de un santo’, se advierte el peligro que representa el candidato a vicepresidente del señor Serpa, salido de la Corte, entidad que para muchos es responsable del gran problema económico que vive actualmente el país, que ha sido manejado en aspectos definitorios para la vida del ciudadano común, legislando sobre asuntos de índole económica, que haciendo un análisis primario, ha cometido más errores que aciertos. Nunca he entendido por qué abogados manejan asuntos de política económica y se atribuyen decisiones que han llevado a muchas empresas que han sido prósperas durante mucho tiempo, como son las corporaciones de ahorro y vivienda, a convertirse en empresas sobrevivientes. Me disgusta enormemente que el candidato Serpa no exprese al país plataforma política coherente e inteligente y se dedique a “hablar pestes” de su contendor Alvaro Uribe y del aún presidente Andrés Pastrana. Oigo a Serpa y me perece estar viviendo en tiempos anteriores a Carlos Lleras Restrepo, parece una campaña anacrónica, incluso con el ‘tonito’ de discurso gaitanista que usa. Cuándo nuestros políticos van a entender que este país cambió y no va a volver a ser como antes en materia de política, que incluso podemos ir escribiendo el acta de defunción de las personerías jurídicas de los dos partidos tradicionales.

Sobre el artículo de Martha Catalina Daniels, cruzándolo con el posible fraude de las elecciones parlamentarias, me pregunto qué hace tan atractivo tener una curul en el Congreso, como para llegar a invertir sumas exorbitantes en sobornos para adulterar los resultados y tener derecho a sentarse por cuatro años a “calentar silla” en el Congreso. Veo tantos políticos mediando en secuestros que me pregunto si no sacarán tajada económica de ello y reciben “modestas comisiones” por parte de las asquerosas Farc. No creo que un sueldo oficial, el turismo parlamentario y los auxilios sean suficientemente atractivos como para invertir grandes sumas para alterar los resultados de las urnas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.