Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/27/2003 12:00:00 AM

Periodistas en peligro

En el artículo 'El último Quijote' (#1.105) se afirma que los motivos que llevan al exilio a muchos periodistas son denuncias "exageradas o fantasiosas" hechas por ellos mismos.

En el artículo 'El último Quijote' (#1.105) se afirma que los motivos que llevan al exilio a muchos periodistas son denuncias "exageradas o fantasiosas" hechas por ellos mismos. Queremos aclarar que en la mayoría, la Fundación ha investigado rigurosamente la validez de sus denuncias. En este año ha muerto un periodista por mes. En 2002 fueron asesinados siete, 75 fueron amenazados, 12 secuestrados, 10 sufrieron atentados y tres agresiones. En todos el motivo fue silenciar al periodista. No en todos los casos el periodista sale del país, y la Fundación -por sí sola o con las autoridades- hace lo posible para que esto no sea así. Pero muchas veces es la única manera de salvarle la vida. Los casos que no entran al Programa del Ministerio pueden ser avalados por organizaciones internacionales. Ese fue el caso de Ignacio Gómez. En 2000 la Flip estudió y presentó la situación ante la SIP, CPJ y RSF. Una vez analizado el caso se decidió, con el aval de esas organizaciones y el apoyo del gobierno, que la mejor opción era su salida del país. Es cierto, se han presentado casos de periodistas que dicen estar amenazados sin estarlo pero también es verdad que la mayoría de las amenazas son reales. Afirmaciones como las del artículo afectan la ayuda que se les pueda prestar a esos reporteros y deja una idea equivocada sobre el ejercicio de la libertad de prensa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.