Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1997/12/22 00:00

POLEMICA EN LA QUINTA

POLEMICA EN LA QUINTA

En calidad de restaurador e historiador, vinculado inicialmente al trabajo de recuperación de la Quinta de Bolívar, me refiero a 'Viaje en el tiempo' en SEMANA #807. Quiero aclarar que quienes hallaron que las columnas de las galerías no eran torneadas sino de sección cuadrada, entre otras cosas, fuimos los integrantes del equipo que hizo el trabajo de análisis histórico, levantamiento del estado de prerrestauración y diagnóstico, dirigidos por el suscrito. Así mismo, la verdadera localización de la cocina fue establecida durante ese trabajo preliminar. Cabría, además, señalarle al redactor de SEMANA, que los 'alerones' mencionados son partes de las alas de los aviones. La Quinta tiene aleros, que son algo muy distinto.
La discusión sobre los poyos y las barandas muestra a qué extremos de confusión se puede llegar sobre temas que ni siquiera se debieran prestar a polémica. Las casas campestres de época colonial o republicana tuvieron poyos o barandas indistintamente, y a veces ambas cosas. Ambos elementos son válidos arquitectónicamente, pero hay sin duda un mayor valor cultural y técnico en las posturas de los restauradores, que buscan una autenticidad independiente de la sensibilidad estética de moda. Inquieta pensar que, en cierto modo se esté regresando a la época en la cual artistas como Luis Alberto Acuña, Rafael Acevedo Bernal o dilettanti como Guillermo Hernández de Alba hacían de las suyas en el patrimonio arquitectónico del país, atendiendo los dictados de su 'buen' gusto. Me pregunto, ¿para qué habremos intervenido quienes llevamos a cabo los estudios preliminares y quienes han dirigido la obra si en última instancia lo que contaba era el sentido estético de doña Elvira Cuervo, obviamente más refinado que el de Bolívar o el general Santander?
Germán Téllez Castañeda
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.