Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/15/1999 12:00:00 AM

POR PURA CHIRIPA

En relación con el artículo 'Regreso triunfal', de la edición #873 quiero hacerles algunas
anotaciones. La talidomida fue introducida al mercado en 1956, como hipnótico y sedante, poco después se
anunció que era eficaz contra las náuseas y vómitos del embarazo: esta fue la causa del desastre en 48
países, al ocasionar el nacimiento de 12.000 niños sin brazos ni piernas (focomelia), además de severas
malformaciones en órganos internos. Dos pediatras, uno australiano y otro alemán, lograron descubrir, casi
simultáneamente, el papel de la talidomida en esta epidemia, que conmovió al mundo: no fue histeria, fue
conmoción mundial lo que produjo esta tragedia. En 1964 el médico israelí Jacobo Sheskin descubrió por
chiripa (serendipity de los anglosajones) el efecto de la talidomida en el eritema nodoso leproso. Poco
después, médicos de diferentes países, considerando el tremendo potencial de esta droga, la aplicaron en
algunas enfermedades graves e intratables: entre nosotros, el doctor Fabio Londoño (q.e.p.d.) la usó en el
prurigo actínico con magníficos resultados; el suscrito la viene utilizando desde 1981 en artritis reumatoidea y
otras enfermedades autoinmunes; los resultados han sido publicados en revistas internacionales de
reumatología. Otros investigadores, no precisamente de Estados Unidos, la han estudiado en diferentes
entidades. Tan solo recientemente, la FDA ha autorizado su empleo experimental en el eritema nodoso
leproso y en el mieloma múltiple avanzado, que ya no responde a las drogas convencionales. Por otra parte,
no es Celgene Corp. el único productor de talidomida, actualmente la fabrican dos laboratorios en Brasil,
uno en México y otro en Alemania; en efecto, Grünenthal, la casa que la investigó inicialmente y sufrió las
consecuencias del desastre, suministra cantidades restringidas para investigación, bajo requisitos
estrictos, a fin de evitar una nueva catástrofe. Como consecuencia benéfica del desastre, hoy los ensayos de
toda nueva droga deben determinar si tiene o no efecto teratogénico, es decir si producen deformidades
fetales; antes de la talidomida dichos controles eran muy laxos o no existían. Oscar Gutiérrez Rodríguez Cali
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.