Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2003 12:00:00 AM

Por una transformación radical

El informe en la edición #1.098 'Juzgados en coma', refleja que el mayor de los impedimentos del Estado colombiano para cumplir con sus deberes constitucionales

El informe en la edición #1.098 'Juzgados en coma', refleja que el mayor de los impedimentos del Estado colombiano para cumplir con sus deberes constitucionales, lo constituyen las enormes falencias en la administración financiera del sistema judicial. De acuerdo con el informe, no es por pobreza presupuestal, pues Colombia invierte en el funcionamiento del sector justicia más que cualesquiera de los países de América Latina, y tres veces más que España. A la luz de las inversiones, resulta injustificable la morosidad para resolver los litigios civiles y penales, hasta el punto de que los afectados han resuelto interponer tutelas para toda clase de negocios, pues es lo único que funciona con eficacia. La justicia pronta y efectiva está sustituida por el leguleyismo que se solaza poniéndole palos en las ruedas a la administración pública y que, en ocasiones, beneficia a quienes cometen delitos de lesa humanidad, como es el caso de 'El Paisa', que asesinó a Gilberto Echeverri, a Guillermo Gaviria y a los ocho suboficiales, secuestrados por las Farc. O, por morosidad deja impunes a quienes cometen delitos contra el erario público, como es el caso de Foncolpuertos, Dragacol, etc. Indudablemente, lo que más requiere Colombia es una transformación radical de su sistema judicial que, a pesar de ser uno de los de más elevado presupuesto es, también, uno de los más ineficaces del mundo.

Jorge Arbeláez Manrique

Cali



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.