Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1997/12/22 00:00

QUE LA DEJEN COMO ERA.

QUE LA DEJEN COMO ERA.

En su revista SEMANA #807, en la sección de Cultura, he leído el artículo 'Viaje en el tiempo', el cual deja por una parte una alegría por el deseo de recuperar el patrimonio histórico nacional, pero por la otra una tristeza de ver cómo las personas involucradas en la parte burocrática de la administración pública en los cargos de dirección solo buscan un afán de protagonismo, tal como se aprecia en la discusión planteada con la remodelación de la Quinta de Bolívar en Bogotá.
Considero, sin ser un experto en el arte de la restauración, que la casa del Libertador debe quedar remodelada tal como era cuando él vivió; y no como la desean ver las actuales directivas de la Sociedad de Mejoras y Ornato de la capital, que solo les interesa el aspecto estético.
Es más aún y desconcertante las declaraciones que hace la doctora Elvira Cuervo de Jaramillo, directora del Museo Nacional y miembro de la Academia de Historia y de la Sociedad de Ornato, en el artículo de su prestigiosa revista, cuando se mofa de las diferentes edificaciones del patrimonio histórico de nuestra costa caribeña colombiana, al afirmar que solo son "palacetes tropicales terribles", al comparar la restauración hecha por los arquitectos en la casa de Bolívar en la capital de la República
Comparto el concepto del equipo de trabajo del arquitecto Gustavo Murillo, restaurador de la obra, al pretender dejar la casa tal como era en la época del Libertador y no como debería de ser según la apreciación de la experta directora del Museo Nacional, que solo aprecia la estética para el gusto de los futuros turistas.
Alberto Arroyave
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.