Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2002/06/24 00:00

Querido Soldado:

Mi posición actual es muy cómoda, pues mi trabajo no expone mi vida ni el bienestar de mi familia.

Querido Soldado:

Mi posición actual es muy cómoda, pues mi trabajo no expone mi vida ni el bienestar de mi familia. Cuando pienso en ustedes, en el día a día que deben vivir, me embarga un sentimiento infinito de gratitud, de admiración y de respeto. Ustedes se convierten en héroes en muestra de gallardía, de tenacidad, pero sobre todo en una inmensa fe en este país, fe que día a día nosotros perdemos.

Créanme que pido a Dios por su bienestar, por su protección, que siempre exista un feliz regreso al lado de las personas que ustedes quieren y aman.

Dios los bendiga y los proteja!!!

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.