Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2002/10/20 00:00

Querido soldado:

Mi nombre es Mauricio y vivo en Cali, llegué a esta ciudad gracias a que presté servicio militar durante año y medio.

Querido soldado:

Mi nombre es Mauricio y vivo en Cali, llegué a esta ciudad gracias a que presté servicio militar durante año y medio. Hoy estoy a punto de convertirme en sicólogo. Durante las largas noches de guardia, pensaba en mi familia, en aquella niña linda que era la dueña de mi corazón (hoy ya no lo es), en mi futuro y los sueños eran tan fuertes como la esperanza de salir algún día y decir con orgullo que yo había servido a mi patria. Vi a compañeros llorar y sentirse mal, algunos no se retiraron con nosotros cuando por fin llegó ese día. A ellos también se los recuerda. Ten fe en el mañana, en que el día trae nuevas oportunidades y sobre todo en ti, porque eres grande y valioso. Si a veces crees que la gente no se da cuenta y que tu trabajo no es importante, recuerda que alguna vez te enviaron una carta, y que esa persona cree en ti y en la importancia que tienes. Suerte y que tu futuro sea aún más brillante que tus sueños.

Mauricio Pérez

Cali

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.