Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2003/12/18 00:00

Querido soldado

Ayer compartí contigo hombro a hombro tus desvelos, las dificultades del clima, tus esfuerzos físicos, tus temores por el respeto y la libertad de tu familia y el de tu patria.

Querido soldado

Ayer compartí contigo hombro a hombro tus desvelos, las dificultades del clima, tus esfuerzos físicos, tus temores por el respeto y la libertad de tu familia y el de tu patria. Hoy entiendo mejor tus sacrificios y comparto contigo el contenido de tu oración "Llegado el caso, morir por defenderte". Pero tus sacrificios no han sido en vano, tu conciencia y el eterno reconocimiento de las gentes de bien prevalecen sobre unos pocos desadaptados. Alberto Rosas Londoño Armenia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.