Lunes, 16 de enero de 2017

| 2004/11/28 00:00

Querido soldado:

Querido soldado:

Infortunadamente los colores patrios se tornan oscuros. La violencia encendida por la delincuencia común, bajo el ropaje de 'guerrilla', ha logrado crecer como crece el maligno tumor cancerígeno. En medio de este mar de incertidumbre e inseguridad encontramos a personas como usted, colombianos buenos, honestos y abnegados. Personas que como usted, en el anonimato, luchan aun a costa de su propia vida, porque tengamos un rinconcito de tranquilidad, porque podamos trabajar y disfrutar los frutos de nuestro esfuerzo. Un abrazo hermano. Que los designios del destino lo protejan y pueda disfrutar del cálido aliento de su familia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.