Jueves, 19 de enero de 2017

| 1996/11/18 00:00

RABIA Y VERGUENZA

RABIA Y VERGUENZA

Después de leer la columna de Plinio Apuleyo Mendoza (SEMANA #753) acerca del ISS, no puedo dejar de experimentar un sentimiento de rabia y vergüenza. Los que ingresamos hace algún tiempo, por méritos propios, a esta institución hemos visto cómo se ha ido transformando en una entidad burocratizada, ineficiente, paquidérmica y sobre todo indolente.Quienes vivimos la caótica situación desde adentro vemos cómo las soluciones no son tan complicadas si hubiese una real voluntad política de respuesta, pero los verdaderos culpables de esta metamorfosis insisten en perpetuar este fortín de la politiquería buscando el ahogado río arriba, inventándose caras campañas publicitarias o acosando intransigentemente a quienes se atreven a denunciar las causas del ineficiente servicio.Este tipo de columnas duelen un poco pero dimensionan la problemática en búsqueda de soluciones que no pueden ser otras que el fortalecimiento del único patrimonio de los trabajadores colombianos. Sería terrible que la salud se convirtiera en un negocio más en manos del capital privado y con este gobierno para allá vamosJairo Ospino, M.D., Presidente Asmedas Secc. Meta y Llanos OrientalesVillavicencio

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.