Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2010 12:00:00 AM

Respuesta de Petro a Coronell

(Versión larga)

Coronell, después de calificarme como victimario, afirma que mi responsabilidad penal en el tema del Palacio de Justicia finiquitó con una amnistía que me otorgaron. Tengo que decirle que no es cierto. Yo fui vinculado al expediente de la toma del Palacio de Justicia y en el proceso mismo fui separado del llamamiento a juicio que se hizo de los implicados por decisión en firme de una juez de la Republica después del análisis judicial de mi conducta frente a los hechos, y no por virtud de amnistía alguna, que jamás he recibido.

Y aunque acepto la tesis de la responsabilidad política en el descubrimiento de la verdad, como todo liberal o conservador debería hacerlo respecto a los hechos de violencia en que incurrieron ambos partidos, la calificación de victimario no deja de ser una calumnia.

En virtud de esa responsabilidad política, lo olvida Coronell, realice un debate hace más de cuatro años en la Cámara de Representantes sobre la toma del Palacio de Justicia y luego escribí un libro en compañía de Maureén Maya en Noviembre del 2006, titulado “Prohibido Olvidar”. Allí, como lo hice en el debate, mencione en el capítulo VI, sobre hallazgos en los procesos judiciales, que el tiro en la sien del magistrado Carlos Horacio Urán, demostraba que había sido ejecutado.

La base documental de mi libro fue la lectura completa de los cuadernillos del proceso judicial sobre el Palacio de Justicia que después se reabrió, y el libro de Ana Carrigan, “Palace of Justice”, en ese entonces no traducido al español, que di a conocer a la opinión pública y en el que se afirma de la posible ejecución de Carlos Horacio Urán fuera del Palacio. No solo divulgué por primera vez esta información, sino que personalmente la comenté con varios familiares de Carlos Horacio. Ahora Coronell me trata de oportunista, por volverlo a repetir, una vez que han sido confirmados estos hechos por las nuevas investigaciones judiciales.

Además engañado Coronell afirma una ligereza de una periodista del “Espectador” según la cual, yo dije que Carlos Horacio había sido profesor mío en el Externado. Jamás he afirmado eso. Conocí a Carlos Horacio antes de 1985 como un colaborador supremamente inteligente de Orlando Fals Borda; yo tendría 23 años para la fecha y todos trabajábamos en la conformación de la Coordinadora Nacional de Movimientos Regionales. Carlos Horacio había sido militante de la Anapo Socialista y era hombre de izquierda, por eso, y lo dije en el debate, Andrés Almarales en el momento de enviar un negociador entre los rehenes no quiso que fuera ni Gaona, ni Urán, porque suponía que por sus posiciones políticas podrían ser asesinados por el ejército, versión recogida en el libro de Carrigan y expuesta por mí en mi debate del año 2005.

No veo, por qué se me tenga que tildar de oportunista solo porque las nuevas evidencias corroboran lo que nosotros divulgamos en el año 2005 y 2006. ¿Acaso tengo que arrepentirme de lo que escribí solo porque se verifica? ¿Acaso un ex militante del M-19 no puede analizar los hechos en los que participó su movimiento buscando la verdad? ¿Acaso por ser Externadista no puedo decir que mis profesores Gaona Cruz (por quien salí a las calles a protestar y a defenderlo contra Turbay), Enrique Low Murtra, decano de mi facultad y mi profesor en Teoría Fiscal, Jesús Bejarano, mi director de mi tesis de economista, fueron asesinados?

Pero la actitud de Coronell contra mí, no deriva de su ignorancia por mi investigación, mis debates y mis libros sobre el Palacio de Justicia, sino porque me asigna haber escogido un comisionado de televisión, materia en la que él tiene interés, pero que nunca ocurrió, simplemente porque el método de selección de este comisionado no me incluye. Equivocadamente lo defendí, ante el debate suscitado por su elección, porque este señor estuvo en una lista del Polo al Concejo de Bogotá y deduje que la oposición contra él se derivaba de este hecho, pero luego públicamente exprese mi equivocación, por sentirme engañado dadas las posiciones que adoptó en la CNTV. Nuestro candidato a magistrado al Consejo Nacional Electoral, Hugo Zarrate, hombre sin tacha, fue derrotado en la elección adelantada en el Senado, ahí si por fuerzas oscuras, por dos razones: la posible compra de congresistas realizadas por Convergencia Ciudadana, y el robo de nuestra onceava curul solo tardíamente restituida por el Consejo de Estado. Con ella el Polo tendría una participación en la autoridad electoral como lo ordena la Constitución.

En cuanto a Diego Bravo, olvida Coronell que antes de conocerme a mí y cuando Diego militaba en el Partido Liberal, ya Diego y Ordoñez eran amigos. Y que como hicimos con Álvaro Gómez Hurtado en la Constituyente, no excluiremos del Estado a nadie por la razón de pensar de forma diferente a nosotros, siempre que cumpla con sus funciones constitucionales.

Gustavo Petro
Candidato Presidencial Polo Democrático

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.