Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/12/2004 12:00:00 AM

Sin balota

La página 99, edición #1.164, afecta mi buen nombre. Transcribo lo que sobre mi conducta dijo la Corte Suprema : "Que haya habido utilidad ilícita, provecho ilícito para el señor Arboleda, pues No. Definitivamente No". "No causó perjuicios materiales ni morales". "Se trató de una sola emisora que ya tenía el puntaje más alto, pero ha debido adjudicarla por balota". "Ha de tomarse así mismo en cuenta la buena conducta anterior del ingeniero Arboleda, pues no se acreditó en el proceso antecedente alguno en su contra y no obra información que desdiga de su comportamiento previo".

No usé la balota porque me lo impidió el procurador Bernal. Adjudiqué 81 emisoras sin balota y para la Corte no usarla en 80 -muchas también recomendadas- no fue delito. Pero estimó que sí fue la de la grabación cuya autenticidad por cierto nunca probó la justicia. Me condenan por "mi interés ilícito en celebración de contrato" y no se celebró contrato. Esa emisora nunca operó. Mi 'delito' fue oír una recomendación sobre la mejor propuesta. Si eso es ser corrupto, lo son quienes en este país recomiendan a diario las mejores propuestas y quienes atienden esas recomendaciones. Pero nadie ha sufrido sanción disciplinaria ni menos penal, como sucedió conmigo. Con respeto los invito a que comparen las conductas endilgadas a varios ministros, entre ellos Cárdenas, Marulanda, Leiva, Araújo, etcétera, con la mía y verán que esta es más leve. Pero a mí me condenaron. A ellos no. Y algo más: el artículo 29 de la Constitución Nacional garantiza a todo condenado el derecho fundamental de apelar su condena. Yo no tuve esa garantía. Me condenaron en única instancia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.