Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1998/11/30 00:00

SIN COBRAR UN SOLO PESO

SIN COBRAR UN SOLO PESO

Me refiero a algunas de las opiniones de la señora María Isabel Rueda, en su columna de la edición del 26 de octubre.
1. Es verdad que como apoderado de la senadora Viviane Morales Hoyos, presenté la demanda de tutela que ahora estudia la Corte Constitucional. Pero de ahí a sugerir que fuí "contratado" queriendo dar a entender que actúo por intereses económicos, hay un abismo. Más que defender a la senadora Viviane Morales (cuya conducta intachable no requiere defensa alguna), defiendo la Constitución. Y lo hago sin cobrar por ello ni un solo peso.
2. Si se acepta, en gracia de discusión, que sobre la inviolabilidad parlamentaria existe una jurisprudencia, hay que tener en cuenta que la jurisprudencia cambia día a día en todos los tribunales del mundo. Aquí en Colombia, basta citar dos casos, tan importantes como el que ahora se controvierte en la propia Corte Constitucional. El primero, el relativo a la primacía de la Constitución sobre los tratados internacionales. Dos veces ha modificado la Corte su jurisprudencia en esta materia. En segundo, el enriquecimiento ilícito: después de sostener, en sentencia que hizo tránsito a cosa juzgada, que éste no era un delito autónomo, porque era menester probar el delito del cual provenía la riqueza, la Corte cambió y sostuvo lo contrario: que no es necesario probar el delito inicial. En tutela, son innumerables los cambios de jurisprudencia, como lo demuestran las sentencias de unificación de jurisprudencia. Pienso que en lugar de personalizar este debate, lo sensato es esperar la decisión de la Corte Constitucional, y acatarla y respetarla de verdad, cualquiera que ella sea. Finalmente, digo que cuantas veces considere que he cometido un error, lo reconoceré sin vanidad ni soberbia. Así lo exige la honradez intelectual. Jorge Arango Mejía Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.