Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/18/1997 12:00:00 AM

SIN NINGUNA MOLESTIA

En la edición #793 me presentan y mencionan como miembro de la masonería. Recibo la noticia con sorpresa y, aun cuando no me puedo imaginar de dónde salen estas cosas, sin ninguna molestia. Mis antepasados, especialmente los del lado materno y también mi abuelo paterno el médico Carlos Villamil (de pronto nace de ahí la confusión), fueron masones y conservo de ellos con mucho respeto algunas insignias distintivas de los cargos que ocuparon en la organización. No tengo noticias de que mis tíos o mi padre lo hayan sido y si así ocurrió, mi ignorancia se debe probablemente a que supieron respetar los votos de lealtad y de silencio que según entiendo impone la Orden, votos que por cierto han sido violados sin piedad por algunos de los actuales miembros cuyos nombres aparecen en su revista. No soy masón y nunca he tenido la ocasión de serlo, pero lo poco que conozco de los objetivos de la masonería, me merece el mayor respeto y admiración. Carlos Villamil Chaux Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.