Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1998/07/20 00:00

SOBRE LA MAYOR INJUSTICIA

SOBRE LA MAYOR INJUSTICIA

Con relación al artículo 'A punto de salir', publicado en su edición #841(SEMANA, junio 15-22), me gustaría en esta nueva oportunidad realizar las siguientes precisiones y aclaraciones:
Son tendenciosos los argumentos de responsabilizarme de tener parte de la culpa de haber permanecido preso durante estos 33 meses, al no haber aceptado responsabilidad en los hechos ocurridos durante la campaña presidencial de 1994.
Lo manifesté desde el principio y lo sigo manifestando hoy con más orgullo: "La verdad y la dignidad valen más que la libertad, por lo tanto es claro que la inocencia no se negocia".
Permítanme refrescarles algunos acontecimientos que han demostrado que la investigación y juzgamiento, de las cuales he sido objeto contienen el más vergonzoso tinte político:
1. En febrero fueron suspendidos por la Procuraduría los cinco fiscales que conocieron mi caso. Allí se hicieron públicas las increíbles arbitrariedades a las cuales me sometieron estos señores. ¿Cómo entender que uno de los fiscales argumentara en su defensa, que no podían exonerarme en esa oportunidad puesto que eso hubiera sido favorecer a Samper?
2. En diciembre de 1997 fui exonerado por el Consejo Electoral en lo que tiene que ver con las cuentas que presenté. ¿Cómo entender que ustedes afirmen que fui "pillado en mentiras" cuando la entidad que fue supuestamente falseada afirma que no lo fue?
3. En mayo de 1998 el Tribunal Administrativo de Cundinamarca realizó un dictamen pericial sobre las cuentas de la Asociación Colombia Moderna en donde se afirmó que éstas estaban de acuerdo con las normas de contabilidad aceptadas. Allí se afirma que los libros no presentan enmendaduras, ni tachones. ¿Cómo entender que se insista en la falsedad?
4. Durante mi juicio fue objetado el dictamen pericial realizado por la Fiscalía en virtud de los amañados conceptos que allí se plasmaron. La obligación del juez era ordenar un nuevo dictamen. ¿Cómo entender que al día de hoy no existe un dictamen técnico en mi proceso?
5. En julio de 1997 se determinó que más de 25.000 pruebas documentales aportadas por mí al proceso, relacionadas con la falsedad fueron desaparecidas. Por estos hechos se encuentra investigado el juez. ¿Cómo entender que al día de hoy estas pruebas no aparecen?
6. Gabriel Ayala, socio de Mauricio Montejo, declaró bajo la gravedad de juramento que fue Botero y no yo quien los envió a donde Alberto Giraldo. ¿Será que Ayala también miente?
Juan Manuel Avella Palacio
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.