Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/13/2003 12:00:00 AM

Teleférico en la sierra

He leído con preocupación el artículo en el que se informa sobre el proyecto de hacer un teleférico para ir a Ciudad Perdida

He leído con preocupación el artículo en el que se informa sobre el proyecto de hacer un teleférico para ir a Ciudad Perdida (SEMANA #1.107).

Definitivamente, en este país no se entiende el concepto de ecoturismo. Mal se puede hablar de creatividad cuando lo que se quiere es destruir y ese es el plan de la Gobernación del Magdalena; sería mucho más beneficioso para el país solicitar que la Sierra Nevada de Santa Marta sea incluida en los sitios protegidos como Patrimonio de la Humanidad.

La importancia de la sierra trasciende las fronteras colombianas. La BBC hizo el documental 'El corazón de la tierra' y en junio de este año el periódico inglés The Guardian publicó un extenso reportaje sobre el viaje que uno de sus reporteros hizo a Ciudad Perdida.

El placer de hacer el viaje de seis días caminando para conocer Ciudad Perdida es el camino en sí; sufrir las penalidades de las empinadas subidas, soportar el peso del morral, disfrutar el cantar matinal de los pájaros, admirar la exuberante vegetación y tener un relajante baño en los ríos o pozos, después de una larga jornada.

Todo esto se acabaría si se construye un teleférico. Es más, si se hace una encuesta a las 4.000 personas -casi todas extranjeras- que anualmente hacen el viaje, con seguridad se asombrarían al darse cuenta de que a la mayoría no le interesa volver por ese medio. El daño ecológico que se haría es irreparable y las culturas indígenas se pondrían en peligro de extinción.

El camino es, en esta oportunidad, el fin y no el medio.

Germán A. Escobar

Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.