Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2000/07/31 00:00

Todos tienen la culpa

En días pasados leí en una revista SEMANA sobre un libro escrito por la ex ministra Mercedes Cuéllar.

Todos tienen la culpa

En días pasados leí en una revista SEMANA sobre un libro escrito por la ex ministra Mercedes Cuéllar. Colombia inconclusa también me llamó la atención un estudio sobre Colombia, titulado ‘Individualistas’ con fotos de la gente regular, del pueblo. Esos estudios fueron hechos en Filandia, Nuquí en el Chocó.

Preparado por las compañías World Value Survey, Universidad de Massachusetts, World Wilfide Fund, mejor ni continúo escribiendo los nombres de los encargados de estos estudios, porque termino haciendo una nota en inglés.

La verdad es que están terriblemente equivocados. Los colombianos somos gente muy unida y trabajadora, en cualquier parte del mundo y en Colombia, luchamos a pesar de tener el mayor flagelo, la clase política del país o como dice el senador Rivera, al querer referirse a sus colegas políticos enredados en lo del referendo. La gente bien de Colombia (ver revista SEMANA #942).

En este sentido todos tenemos la culpa al consentir desde hace muchos años que nuestros políticos crearan una cultura de corrupción y nepotismo alrededor de una ocupación tan delicada como es llevar las riendas de un país.

Políticos sin títulos, sin experiencia y sin la menor capacidad de actuar en dichos cargos, cargos designados por conveniencia, y menos por capacidad. Esta es la verdadera cultura que nosotros los colombianos hemos permitido florecer.

No es difícil encontrar un presidente puesto por la mafia, otro puesto por su apellido, ministros que más saben de vender cuadros de pintura que de política, ministros que si son de Defensa no tienen idea de qué es un servicio militar, otros lo son de Salud y ni siquiera se han enfermado.

Por qué no hacemos un estudio a la clase política del país: ministros, congresistas, senadores, presidentes. Ellos nos pueden dar la respuesta al despelote colombiano y así no culpamos al pueblo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.