Domingo, 22 de enero de 2017

| 2004/06/06 00:00

Un alto en el camino

Un alto en el camino

Acabo de leer el artículo que titula 'Todo por la plata'. La increíble y triste historia de Eladio Díaz... (SEMANA #1.152). Es evidente que detrás de este artículo hay una investigación bien estructurada y con bases firmes, que conducen a pensar sin que sea necesario leer entre líneas, lo negligente e insensato de cómo la Fiscalía ha asumido la investigación.

Luego de leer este artículo, me puse a ojear el tema principal de esta edición: los 50 días que cambiaron la historia de Colombia, y allí encuentro un cabezote que decía algo que me hizo reflexionar y acordarme del caso Eladio Díaz. "... los reporteros son quienes escriben día a día la historia. Sin embargo esta es una visión bastante simplista, pues cada vez los periodistas tienen menos tiempo para hacer un alto en el camino y, como en la famosa pintura de Paul Gauguin, preguntarse: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Para dónde vamos?.

En muchas ocasiones la transmisión de un hecho, por más precisa y rigurosa que sea en la narración de los detalles, queda incompleta. Hacen falta el contexto, los antecedentes, la comparación con uno o varios sucesos similares y herramientas que le ayuden al lector, al radioescucha o al televidente a obtener una mirada más profunda y a la vez más global del suceso".

En este cabezote está la respuesta al sinsabor que me quedó después de leer el tema Eladio Díaz. Hay que hacer un alto en el camino y preguntarnos muchas cosas más que las que nos preguntó Paul Gauguin; o bueno, ni siquiera muchas más; sólo una. ¿Qué podemos hacer?

Yo anhelo que esta investigación no quede sólo como un registro informativo escrito en esta edición. Hay que seguir hasta las últimas consecuencias, hay que responder aún muchas preguntas, hay que darle todo el seguimiento que merece; no se debe caer en eso de que los periodistas hoy en día tienen menos tiempo para hacer un alto en el camino. Los periodistas sí escriben la historia, o por lo menos, gran parte de ella, y en este caso pueden incluso cambiar la historia de un hombre. Y quién sabe, con los años, recordar esto como uno de aquellos 50 hechos que cambiaron a Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.