Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/27/1997 12:00:00 AM

UN BIBLIOFILO FELIZ

Gracias por su estupendo artículo 'El arte del bibliófilo'. Me sentí 'reivindicado' en mi posición de bibliófilo, bibliómano o maniático del libro, por no saber qué responder a quien contempla mi biblioteca y me hace la inefable pregunta: ¿Y usted si se ha leído todos esos libros?Reconforta comprobar que nadie menos que Borges no alcanzó a leer los libros que poseía. Hermosa definición la del grandioso escritor sobre lo que es una biblioteca: 'La sensación de eternidad'. Que Dangond Uribe y otros bibliófilos nuestros, tan importantes como él, confiesen que tienen libros sin leer y que quizás no les alcance la vida: "El simple placer de poseerlos con la ansiosa esperanza de leerlos algún día es la recompensa de su esfuerzo". Sí, es la esperanza que compartimos quienes amamos y poseemos los libros, cualesquiera sean las razones de las expuestas en dicho artículo. Ojalá hubiese en Colombia muchos más bibliófilos o bibliómanos, seríamos mejores, aun sin leer los libros, disfrutando con el solo contacto con éstos; ¡por ósmosis! Sin duda seríamos mejor gente, tendríamos un mejor país. Luis Ernesto Castañeda Cali
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?