Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/21/1999 12:00:00 AM

UN ERROR CRASO

La revista SEMANA #887 tiene varios artículos que me trajeron a la memoria algo que propuse
en marzo del año pasado en un periódico nacional y es sobre qué hacer con los guerrilleros una vez se logre
concretar el proceso de reinserción.Están pensando en darles las tierras incautadas a los narcotraficantes
para los desplazados por la violencia. En mi opinión sería un error muy craso, pues eso no soluciona para
nada el motivo generador de violencia: la guerrilla y los paramilitares. Me atrevo a sugerirle al alto gobierno
que más bien porqué no destinan estas tierras como zonas de distensión y albergan en ellas a los frentes
guerrilleros que operan en cada departamento, dándoles la oportunidad de explotar dichas tierras, como
una forma de kibutz is-raelíes, en donde el Estado es el dueño, pero ellos son quienes la usufructuarán.
Pienso que una vez hayamos neutralizado a la guerrilla con un pedazo de tierra y con trabajo honrado,
automáticamente desaparecerían los otros focos de pertubación como son las Convivir yo paramilitares,
logrando así que los desplazados del campo por la violencia retornen a sus parcelas. No debemos premiar
más a los delincuentes con casa, carro y beca; más bien, enseñémosles a trabajar honestamente con todas
las garantías y asesorías gratuitas que podría brindarles el Estado a través de estas granjas comunitarias o
kibutz, como una forma de resocialización y pacificación de nuestro adolorido país. Andrés Villegas Uribe Cali
(Vía Internet)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.