Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/24/2001 12:00:00 AM

Un guión torcido

Al leer su último ejemplar, que hablaba del complot para asesinar a Carlos Pizarro, me encuentro un guión propio de una película de James Bond, que sólo una mente tan torcida y manejada desde un punto publicitario, como la de Carlos Castaño, podía llevar a cabo. ¿Se imaginan ustedes todos los hilos que se movieron para entrar esas armas al avión donde murió? Me pone a pensar que en Colombia todo el mundo tiene su precio, porque es sólo divagar un poco y navegar por la imaginación, para traer a la memoria mil aspectos que los ‘Bond’ de los paras llevaron a cabo, ¿cómo entró el arma? ¿A quién se le pagó por tal servicio? ¿Quién dirigió el asunto altamente técnico de pensar la importancia de saber en qué parte del avión se iba a sentar el susodicho difunto? ¿Cómo el tal señor Castaño expuso la vida de tanta gente, por una persona que ya estaba reinsertada al panorama político nacional? Con eso lo único que veo, es que los paras hicieron un atentado ‘seudo-político-publicitario’ algo trasnochado, pues para la época el pobre de Pizarro, no iba a ser más que otro muerto enterrado en cualquier cementerio, sólo iba a ser noticia, ¿pero se justifica una muerte sólo para hacer pensar al país que un movimiento, que en esa época estaba clara y legítimamente amparado por las fuerzas militares, como eran los paras, necesitaban de una muerte de un personaje que ya estaba claramente delimitado por la validez del fuero político nacional?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.