Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1999/09/13 00:00

UN PRESIDENTE PELIETAS

UN PRESIDENTE PELIETAS

A propósito de su carátula en la que aparece el presidente venezolano, pareciera que el
presidente Chávez pensara que requiere ser pendenciero con todo el mundo para romper los esquemas de
gobierno que a él le disgustan en su país bolivariano. Está equivocado porque así con tanta vehemencia y
tan marcada inclinación 'pelietas', sólo encontrará obstáculos que más pronto que tarde podrían interrumpir
su periplo gubernamental. Es sabido desde siempre, que mandatario camorrista sufre mucho y termina
abruptamente.Con nuestro país se ha manifestado malqueriente y si en algunas ocasiones recoge velas y
parece arrepentirse, al poco tiempo se torna tremebundo. Es una pesadilla la que lo perturba.Acabó en un
párrafo de su explosiva Constitución con la vigencia de los pactos internacionales, de tal manera inconcebible
que sus más confianzudos amigos lo tiraron del saco y lo hicieron retroceder en minutos, para quedar de
todas maneras mal parado ante las demás naciones, incluyendo aquellas que por razones geográficas no
tocaría su ley de la selva. Con nuestro Presidente se abraza y fotografía en las conferencias internacionales
y va para tres veces que lo increpa sin necesidad. El lunes pasado dijo a los periodistas que él podía hablar
con la insurgencia sin pedirle permiso a Pastrana. Eso es cierto pero, desde luego, citando la entrevista
en territorio venezolano. Ojalá el coronel que tiene quien le escriba, no siga peleando con los colombianos,
algunos de ellos hasta admiradores suyos. Se dice que allá hay cerca de dos millones vinculados al agro y
en general al trabajo que hace patria. Pero cómo no va a haber tantos si desde los tiempos de la Nueva
Granada batallones colombianos fueron con Bolívar hasta Caracas para liberar a Venezuela de la opresión.
Ni siquiera a Juan Vicente Gómez se le ocurrió echarle sátiras a los colombianos y eso que su opositor en
armas, el general Peñaloza, solía pasar la frontera para escampar persecución en Cúcuta.Se dice que al
coronel Chávez le disgustó que la revista SEMANA le hubiera dado portada en 'uniforme de casaca'. Pero si
bien es cierto que se equivocaron y lo vistieron con la de Santander, eso no fue adrede. En fin de cuentas no
hay que olvidar que los dos próceres en vida se cambiaban todo, incluyendo el amor de las Ibáñez.Ramiro
Blanco, ex presidente de la Academia de Historia de SantanderBucaramanga (Vía Internet)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.