Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/19/2008 12:00:00 AM

Un referente común, el TLC

En ‘Mejor dudar que saber’ y ‘La abyección no paga’, de Héctor Abad Faciolince y Antonio Caballero, (#1354), hay un referente común, el TLC, y aunque a primera vista sus autores parecieran coincidir en que este tipo de tratados, antes que beneficiar a los ciudadanos de ambos países —como reza uno de los comunicados de la Casa de Nariño—, sólo beneficia a unos pocos conglomerados trasnacionales, en el caso de Abad el beneficio de la duda pareciera eximirlo de opinar, mientras Caballero no sólo celebra que el TLC se haya caído sino que, con argumentos y recordando el caso mexicano, muestra de qué modo el aumento del comercio sólo ha beneficiado a unas pocas empresas exportadoras mexicanas, en su mayoría multinacionales norteamericanas instaladas en el país azteca, mientras las importaciones subsidiadas de alimentos han llevado a la ruina del campo y al encarecimiento de los alimentos. En otras palabras, mientras en un caso se buscan excusas para no tomar partido frente al TLC, en el otro, con razones, se defiende un punto de vista donde, de manera manifiesta, se señala quiénes son realmente los beneficiados y quiénes los perjudicados.
No se necesita ser un economista para advertir los riesgos de una decisión política, máxime cuando los hechos han sido tozudos. Sin caer en dogmatismos, el escepticismo que predica Abad no puede ser una actitud permanente, cuando se trata de opinar sobre asuntos que nos competen a todos y no sólo a los especialistas.

Juan Manuel Jaramillo Uribe
Manizales
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.