Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/8/2008 12:00:00 AM

Un término peyorativo

Como he sido citado fuera de contexto en el artículo: ‘¿Es la muerte de Raúl Reyes un punto de quiebre para la guerra contra las Farc?’ de SEMANA (marzo 1 de este año), me veo en la obligación de aclarar, precisamente, lo que en la nota periodística no aparece. Mi insistencia en la trayectoria del recién abatido comandante de la Farc pretendía mostrar cómo su caso ilustra las condiciones cerradas de sistema político colombiano. Ya que es evidente que Raúl Reyes perteneció a la generación del Estatuto de Seguridad de Turbay Ayala, cuando se desató una feroz persecución contra la oposición política en Colombia, y es en ese contexto en el que Raúl Reyes se decide por el camino de la lucha armada. Lo cual, años después, en proporciones más dramáticas, se repite con el fracasado intento de negociación con Belisario Betancur y la tragedia de la UP a finales de los 80, contexto donde se inscribe la “ida al monte” de ‘Julián Conrado’. Si en la entrevista telefónica con el periodista aludí al termino “mamerto”, lo dije para poner de presente que para el momento en que Raúl Reyes decide ingresar a la guerrilla de las Farc, ese era el término peyorativo con el que los otros grupos de izquierda se referían a miembros del partido comunista, ya que consideraban que PC era demasiado reformista, poco arrojado y alejado de “posiciones revolucionarias” (para seguir usando términos de la época).

Teófilo Vásquez-investigador Cinep
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.