Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1996/03/25 00:00

UNA GESTION NO TAN MARAVILLOSA

UNA GESTION NO TAN MARAVILLOSA

Una gestión no tan maravillos Durante mi última visita a Colombia en diciembre pasado, leí con asombro en la prensa nacional reportajes eufóricos acerca de la situación macroeconómica del país y la 'maravillosa' gestión de la junta del Banco de la República: "La inflación cedió 3 puntos y el crecimiento económico fue de 5.5%".¿Felicitaciones a la junta del Banco de la República? Si dicha junta trabajase en un país desarrollado, yo sería el primero en aplaudir; lamentablemente para Colombia estos resultados son paupérrimos y la forma como se alcanzaron es por demás triste, dando una sensación falsa de mejoría y de crecimiento; una economía, donde únicamente el sector financiero es rentable y crece, es una economía virtual. Colombia puede y tiene que crecer al 20% anual; la economía legal tiene que ser más atractiva y brindar mejores oportunidades que la industria del secuestro, la extorsión y el narcotráfico. Desafortunadamente, la meta de reducción a toda costa de la inflación, especialmente con controles puramente monetarios está estrangulando al país.La inflación en Colombia solo se combate mejorando la productividad del país; Colombia tiene un atraso en infraestructura vial de 50 años, la prestación de servicios públicos es simplemente horrible, el correo no es confiable y las bolsas de valores son de mentiras. Colombia requiere inversión desbordada para el desarrollo, la educación y la defensa nacional; necesita legislación que estimule la competencia en todos los sectores de la economía, requiere de importación masiva de tecnología y necesita que caigan las barreras al crédito y las tasas escandalosas de interés que tenemos.Los respetables PhD's del Banco de la República aplican muy bien la receta de Allan Greenspan (jefe de la reserva federal de E.U.) de bajo crecimiento (2.5%) y baja inflación (3.5%). Pero en Colombia dicha receta (por lo menos durante un período de modernización) tiene que ser de alto crecimiento (20%), asi sea con alta inflación (30%) y con alto déficit fiscal; creo que la mayoría de colombianos preferimos una economía inflacionada, a una secuestrada, extorsionada y aterrorizada.La economía colombiana ya mostró que puede tolerar tasas de inflación del 30% y más; complementemos eso con un crecimiento económico robusto y en pocos años alcanzaremos el estatus tan deseado de nación del primer mundo.Mario A. VinascoMsc. Stanford UniversitySan Francisco, California, Estados Unidos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.