Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2000/07/10 00:00

Una grave ofensa

Con mucha sorpresa he leído la última columna del señor Antonio Caballero en su revista del pasado 29 de mayo (#943). Deseo expresar mi total rechazo al contenido de la misma por varias razones:

Una grave ofensa

Con mucha sorpresa he leído la última columna del señor Antonio Caballero en su revista del pasado 29 de mayo (#943). Deseo expresar mi total rechazo al contenido de la misma por varias razones:

En primer lugar, el señor Caballero olvida que su libertad de expresión, está limitada por unos deberes mínimos que lo obligan a respetar los derechos del 90 por ciento de los colombianos (católicos) en cuanto a nuestra libertad religiosa y de conciencia. El sentido del artículo es una grave ofensa en contra de la mayoría de colombianos y una desafortunada tergiversación de lo acontecido el pasado 13 de mayo en Fátima.

Segundo. Como consecuencia de la falta de documentación del columnista, se equivoca, entre otras muchas cosas, en aspectos históricos esenciales tales como: el primer secreto de Fátima fue la terminación de la Primera Guerra Mundial. El segundo secreto advertía el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Y el tercer secreto de Fátima, aún no ha sido revelado, el cardenal Sodano tan sólo anunció su divulgación para una fecha futura y efectuó una breve reflexión respecto de la interpretación del mismo.

Termino con un aparte del mensaje del mencionado cardenal sobre el secreto, el cual pareciera cumplirse a cabalidad, en la persona de Caballero.

“La visión de Fátima tiene que ver sobre todo con la lucha de los sistemas ateos contra la Iglesia y los cristianos, y describe el inmenso sufrimiento de los testigos de la fe del último siglo del segundo milenio. Es un interminable Vía Crucis dirigido por los papas del siglo XX”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.