Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/13/2001 12:00:00 AM

Una opinión palestina

Quiero referirme a la carta del señor embajador de Israel en la edición 1.001 que le contesta al escritor Antonio Caballero.

Quiero referirme a la carta del señor embajador de Israel en la edición 1.001 que le contesta al escritor Antonio Caballero. Aclaro que no lo hago para defender al señor Caballero, sino porque el embajador toca la sensibilidad y la honra del pueblo palestino y como yo sí nací en Palestina y sufrí guerra del 48 y la del 56 y me tocó venirme a Colombia, porque los inmigrantes judíos que nos sacaron de nuestras casas traídos de Europa Oriental y de la Unión Soviética, para que vivan en nuestras casas y en las casas de nuestros abuelos la mentira más grande es que nosotros los palestinos les hemos vendido la tierra a los judíos; el señor embajador sabe que al palestino que venda tierra a los judíos, para nosotros es un traidor y eso se castiga con la pena de muerte.

A mí me da la sensación de que la embajada en Colombia están representadas en una persona que no ha nacido en Palestina, como todos los gobernantes de Israel desde Ben Gurión hasta Ariel Sharon. Hasta 1948 los judíos en Palestina eran menos del 15 por ciento de la población y jamás tuvimos problemas con ellos, los conflictos empezaron cuando la inmigración judía empezó a llegar a Palestina. Es tan buen abogado el señor embajador, que deben designarlo para que defienda al primer ministro israelí en el próximo juicio de Bruselas por criminal de guerra, como Pinochet o Videla de la Argentina y los demás criminales de guerra en el mundo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.