Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2002/05/13 00:00

Una terapia prometedora

Es muy agradable poder leer un artículo como el publicado en la edición #1.043 de SEMANA.

Una terapia prometedora

Es muy agradable poder leer un artículo como el publicado en la edición #1.043 de SEMANA. En ‘De ataque’ se hace evidente la necesidad, inminente por parte de organismos de la salud, de promover campañas a gran escala que agilicen la identificación temprana de pacientes con un ataque cerebrovascular. Quería agregar que ya se practica una modalidad adicional a la trombolisis intravenosa en las primeras tres horas. Otra técnica (más eficaz según los estudios clínicos) consiste en llevar un catéter hasta la arteria cerebral ocluida e instilar allí la misma droga que se colocaría intravenosa dentro de las primeras seis horas de iniciados los síntomas, tres horas más que aumentan el beneficio potencial. La diferencia es que en lugar de tener que ‘viajar’ por todo el sistema arterial y venoso (con el consabido aumento en el riesgo de efectos adversos) es administrada directamente donde se necesita y a una dosis menor. Esta terapia, llamada trombolisis intraarterial cerebral, promete mucho. Los neurólogos y los neurorradiólogos estamos llamados a formarnos en esta disciplina para poder ofrecer una verdadera esperanza de mejor vida a los pacientes víctimas de una catástrofe neurológica como lo es el ataque cerebrovascular. Ojalá y alguien se motive para esto en un país en el cual la vida tiene precio (el impuesto por un sicario, un guerrillero o un narcotraficante). La medicina sufre en nuestro país e igual a nadie le importa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.