Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2006/10/14

Acto humanitario

En Barranquilla se está hablando de una historia de perdón que algunos consideran una prueba de amor sin límites. Como se sabe, después de que el caso de Lizzette Ochoa conmoviera a la sociedad colombiana cuando su tía denunció en Internet cómo Rafael Dangond Lacouture, el esposo de su sobrina la golpeaba, el agresor terminó en la cárcel por cuenta de este incidente. Resulta que ahora en la alta sociedad de La Arenosa, el rumor del momento es que Lizzette es una persona tan noble, que no sólo lo visita en su sitio de reclusión, sino que además se preocupa por su salud y adecuada alimentación. Aunque muchas personas no están de acuerdo con esta actitud, otras consideran que se necesita gran valor para perdonar

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...