| 2010/03/20

Cargado de tigre I

La bronca que el presidente Uribe le tenía al Registrador, que lo llevó al exabrupto de pedirle a la Procuraduría que investigue si éste tomó trago el día de las elecciones, tenía más de una razón. El mandatario no sólo estaba cargado de tigre porque Carlos Ariel Sánchez se negó a certificar la recolección de las firmas para el referendo, sino porque siempre insistió en que necesitaba un mínimo de tres meses para organizar unas elecciones. En Palacio siempre creyeron que uno o dos meses bastaban y que los tres no eran más que una operación tortuga para que no fuera posible cumplir los plazos establecidos para el referendo.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...