Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2007/07/14

Como hijo de vecino

Cuando el director general de la CIA, Michael Hayden, estuvo de visita en Bogotá hace un mes, no muchas personas pudieron enterarse de sus movimientos, por obvias razones de seguridad. Lo que se vino a saber ahora es que además de las citas de trabajo y de las protocolarias que tuvo que cumplir, Hayden hizo una solicitud que sorprendió a sus acompañantes: quería ir a tomarse una cerveza en el mismo sitio donde sufrieron un atentado tres agentes de la embajada norteamericana, hace unos años, en la zona T, del norte de la capital. Pese a las objeciones, Hayden estuvo durante una hora y media en el lugar, departiendo con los demás clientes como si fuera un ciudadano del común.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...