Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1985/11/25

Como siameses

Luis Carlos Sarmiento y José Alejandro Cortés, quienes se enfrentaron a muerte en la pelea por el Banco de Bogotá hace dos años, están unidos como siameses en la actualidad, a raíz de los episodios sucedidos en la asamblea extraordinaria de accionistas del viernes pasado. En ésta se autorizó la emisión de mil 200 millones de pesos en bonos obligatoriamente convertibles en acciones, con un interés del 27% trimestre anticipado, con plazo de maduración de cinco años. Las posiciones frente a esta emisión son las siguientes:
a) La administración del banco considera que es inevitable e inaplazable la capitalización del mismo, pues la relación capital-pasivos esta copada lo cual entorpece seriamente la expansión del banco. La administración aspiraba a una emisión de 3 mil millones de pesos para estos efectos. En esto la apoyaba el gobierno, pero al final, dada la controversia sólo se autorizaron 1.200 millones.
b) El Banco Cafetero, fideicomisario de las acciones de los grupos Bolívar y Sarmiento, se oponía. Alegaba que la rentabilidad de los bonos hacía imposible vender los 63 millones de acciones del fideicomiso, pues las condiciones de venta de las mismas resultaban mucho menos ventajosas que las de los bonos. Como por medio de la venta de estas acciones es que el Cafetero aspira a recuperar los 5.600 millones de pesos que adelantó a los dos grupos dentro del contrato de fideicomiso como intermediario del cupo del Banco de la República, la competencia creada por los bonos vuelve esta deuda impagable. La deuda, con intereses, asciende ya a cerca de 7 mil millones de pesos y aun antes del problema de los bonos, el fideicomiso no había podido vender casi ninguna acción.
c) Los dos grandes accionistas, los grupos Bolivar y Sarmiento, consideran que los bonos no solucionan nada, pues el problema radica en los resultados operativos del banco. La emisión no hace más que aumentar los pasivos, a una tasa de captación del 32% efectivo (27% trimestre anticipado) que es superior al 20%, promedio actual de la tasa de captación del banco. Consideran que la emisión de bonos no es más que un buen negocio para terceras personas, que tendrá que ser financiado por ellos, quienes no tienen derecho a suscribirlos, según las disposiciones establecidas. Anticipan que el resultado de esta operación será que se va a diluir la composición accionaria del Banco, fortaleciéndose la administración.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...