Martes, 17 de enero de 2017

| 2007/11/03

Costo político

Antes de las elecciones Antonio Galán, hoy ex candidato a la Alcaldía de Bogotá, dejó saber que para poder financiar su campaña había tenido que hipotecar su casa con el fin de cubrir la póliza que les exige la Registraduría a quienes se inscriben por firmas y sin el aval de un partido. Galán aspiraba a que el Estado le reintegrara los gastos en que incurrió para promocionar su nombre, como lo ordena la ley, y así pagar la hipoteca. El problema es que para tener derecho a esa reposición, debía superar el umbral establecido en la norma. Como no lo logró, la Registraduría podría hacerle efectiva la póliza.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...