Jueves, 19 de enero de 2017

| 2007/02/24

Denominador común

Ahora que están en la mira de la justicia los políticos presuntamente vinculados con el paramilitarismo, se ha venido a saber que algunos de ellos han tenido similares y dramáticas experiencias con la guerrilla. Al gobernador de Magdalena, Trino Luna, la guerrilla le secuestró dos veces a la mamá y una vez a la esposa. Esta última llegó tan débil de su cautiverio, que murió al poco tiempo. El hermano mayor del senador Luis Eduardo Vives fue asesinado por las Farc en un intento de secuestro, y su otro hermano lleva un año y medio plagiado. A Hernando Molina, gobernador de Cesar, no sólo le asesinaron a su madre, Consuelo Araújonoguera, como todo el mundo sabe, sino que también su hermano, Rodolfo Molina, fue secuestrado.

Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Cargando...